TIEMPO DE RECUPERACIÓN EN CIRUGÍA CARDIACA

T

Desde que comencé a escribir este blog, he recibido constantemente preguntas sobre el postoperatorio de la cirugía cardiaca, y sólo cuando tengo datos completos de un paciente, he dado una opinión y siempre de forma personalizada. Pero el interés, o la falta de información precisa a los pacientes y familiares sobre el tema, me han hecho decidirme a expresar una opinión, que necesariamente tiene que ser muy general, y desde un punto de vista personal (el mío), con el que muchos podrían estar en desacuerdo.

La cirugía cardiaca es un proceso en el que intervenimos muchos profesionales de diferentes especialidades: cardiólogos, anestesistas, cirujanos, intensivistas y rehabilitadores, con la colaboración, cuando es preciso, de cualquier otro servicio del hospital. Razonablemente, debería haber un «responsable único» del proceso de cada paciente que coordinara el trabajo de todo este equipo y marcara las directrices generales, basándose en la experiencia y resultados del conjunto de pacientes operados. Pero en nuestro país, en la mayoría de los casos, esto no es así, y los diferentes especialistas toman las decisiones que mejor consideran en cada momento, con total autonomía, pero sin sentirse parte integrante del conjunto de la cirugía, sino más bien colaboradores muy especializados. Por ello es frecuente que los cirujanos hablemos de «nuestros resultados» mientras que los «no cirujanos» se expresen como si fuera algo ajeno a ellos («la cirugía o los cirujanos tienen tales resultados»). Los grupos interdisciplinares no están aún en nuestra tradición médica, y en los hospitales públicos son excepción los que tienen ese «responsable único» que valore todas las posibilidades y que tome decisiones en caso de discrepancias. Y sin embargo, «la responsabilidad moral», tanto de los resultados, como del tiempo de estancia postoperatoria se asocian generalmente en exclusiva a los cirujanos cardiacos, aunque no puedan intervenir en la decisión de cuando operar (responsabilidad del cardiólogo) ni en los tratamientos durante la estancia en cuidados intensivos (responsabilidad de los intensivistas), tan importantes en el resultado de la intervención y en el tiempo necesario para la recuperación.

Con esto quiero expresar la dificultad que supone hablar con carácter general de algo que depende de muchos profesionales que toman sus decisiones de forma individual, aunque con ellas influyen de forma decisiva en los tiempos y resultados de la cirugía.
En algunos de los mejores hospitales públicos españoles, estas cuestiones se plantearon hace tiempo y se establecieron estos equipos con diferentes distribuciones, aunque la más frecuente es que los cirujanos sean responsables de todo el postoperatorio, lo que incluye, por supuesto, la estancia en la unidad de cuidados intensivos. Sin embargo, han sido los hospitales privados los que han generalizado la idea del trabajo en equipo con un «responsable único del paciente» que supervise TODOS los actos médicos que conduzcan a la más rápida recuperación del paciente con la mínimas complicaciones posibles. Pero tampoco en estos centros existe un sistema uniforme, ya que cuando se trata de «clínicas» en las que operan varios grupos de cirujanos, tanto la cardiología como los cuidados intensivos suelen trabajar de forma independiente, con lo que el problema es similar al de la mayoría de los hospitales públicos.
En la medicina privada basada en Hospitales (con Servicios similares a los de los hospitales públicos), se está consiguiendo superar este modelo; así, cuando se creó en 1989 el Servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital privado Parque San Antonio de Málaga, los cirujanos asumimos la responsabilidad de los pacientes desde su ingreso al alta. Los resultados de esta «cirugía coordinada» fueron espectaculares en términos de acortamiento de tiempo de recuperación de los pacientes, a pesar de que la cardiología siempre permaneció en un plano de «colaborador independiente» respecto a la cirugía.
Hace dos años, el Hospital Xanit Internacional de Benalmádena (Málaga), decidió trabajar en exclusiva con el Instituto Cardiotecnológico de Andalucía (ICTA) en el que todo nuestro equipo, dirigido por un Cardiólogo Clínico, realiza el tratamiento integral del paciente, desde su estudio en las Consultas Externas (con la decisión en sesiones médico-quirúrgicas de cuando y cómo operar) , hasta su alta hospitalaria en caso de ingreso, lo que incluye su estancia en las unidades de intensivos. Esto ha permitido acortar significativamente los tiempos de estancias, instaurar tratamientos híbridos simultáneos y tomar decisiones por un único responsable, utilizando las aportaciones de todos los especialistas, consiguiendo algo posiblemente inédito en nuestro país.
Por todo ello, el tiempo de recuperación tras la cirugía cardiaca varía enormemente de un grupo a otro e incluso de un hospital a otro en el mismo grupo. Así, la estancia media en la UCI de los pacientes intervenidos por nuestro equipo de cirugía cardiaca en pacientes «no urgentes» supera los cuatro días en el hospital público en el que trabajamos, y apenas alcanza las 48 horas en el Hospital Xanit en el que las mismas personas trabajamos de forma integrada. Como consecuencia, algunos pacientes de éste centro privado están en casa en el cuarto día de postoperatorio, con una media de estancia tras la cirugía inferior a los siete días, que sube a más de ocho en otros hospitales privados en los que trabajamos. La estancia en el hospital público sobrepasa los diez días en la inmensa mayoría de los casos en pacientes similares operados por los mismos cirujanos.

Con estos datos, puede comprenderse la dificultad de «pronosticar» el tiempo de recuperación de cualquier paciente que necesite cirugía cardiaca, ya que también la técnica de la cirugía (responsabilidad del cirujano) puede afectar de forma importante estas cifras.

A lo largo de mis años como cirujano cardiaco, he trabajado con diferentes modelos asistenciales: En la medicina pública, la norma ha sido la independencia absoluta entre profesionales, que además ha ido acentuándose con los años, sin que anestesia, cuidados postoperatorios ni tan siquiera el personal de quirófano se encuentren actualmente integrados dentro del «Área del Corazón» que compartimos cardiólogos y cirujanos. Pero los resultados del «trabajo en equipo» son tan evidentes que es difícil mantener en el próximo futuro las vías actuales.

Lo que suele ser más constante en los pacientes a los que he intervenido con circulación extracorpórea es que su «recuperación total» tarde alrededor de dos meses. Este tiempo se acorta en un 30 % cuando la intervención se realizó con el corazón latiendo, técnica que estamos utilizando de forma creciente en los últimos años.

Acerca del autor

1 comentario

  1. Hola,tengo un amigo al que han diagnosticado de insuficiencia mitral y le han dicho que tiene que operarse pero antes de hacerlo necesitaria saber que Hospital publico tiene el mejor equipo humano y tecnico .Por favor ,agradeceria enormemente que me diese esta informacion.Este amigo viaja mucho y ahora vive en Madrid.¿En Madrid hay buenos cirujanos cardiovasculares? Gacias.

Categorías