Cirugía coronaria: Mortalidad 0%

C

CIRUGÍA CORONARIA. ¿ES POSIBLE LA MORTALIDAD CERO?

La cirugía coronaria ha tenido desde sus comienzos el objetivo de llevar sangre a TODAS las arterias coronarias posibles que estuvieran obstruidas o gravemente estrechas (estenóticas) para conseguir la revascularización completa, y así reestablecer el riego normal del corazón y conseguir su funcionamiento correcto y la desaparición de la angina de pecho. Esto se ha conseguido de forma notable desde hace muchos años con una mortalidad quirúrgica decreciente aunque aún relativamente elevada.

La revascularización percutánea (implante de STENT) se ha extendido en los últimos años hasta convertirse en la primera opción para tratar los problemas coronarios, gracias a la mejora de sus resultados y a la facilidad de su aplicación sin necesidad de “abrir” al paciente. Pero su mortalidad sigue siendo igual o superior a la cirugía y sus resultados a largo plazo claramente inferiores. Utilizar en colaboración ambas técnicas podría permitir el objetivo de rebajar aún más la mortalidad de la cirugía, minimizando la agresión quirúrgica y garantizando los resultados a largo plazo, mediante la realización de procedimientos híbridos cuando sea necesario. Nace así el proyecto MORTALIDAD 0 % en CIRUGIA CORONARIA.

¿Puede conseguirse este objetivo? La respuesta es, evidentemente, que no. Cualquier intervención quirúrgica, e incluso cualquier actividad humana lleva implícita un riesgo de problemas inesperados que ponga en riesgo la vida. Se trata, por tanto, de analizar las causas de la mortalidad en esta cirugía para tratar de evitarla en lo posible. Para ello hemos analizado exhaustivamente la causa de los fallecimientos de los últimos años para detectar causas teóricamente evitables para, aplicando los criterios encontrados, comprobar la posibilidad de evitar o reducir al mínimo la mortalidad en los pacientes intervenidos. Hemos analizado los resultados obtenidos en los últimos 12 meses tras la aplicación de estos nuevos criterios y hemos comprobado que la mortalidad se ha reducido en efecto hasta valores cercanos al objetivo del 0%.

Este trabajo ha sido comunicado en el X Congreso de la SACCV celebrado en Córdoba, y ha sido admitido para su exposición en el próximo Congreso de la Sociedad Española de Cardiología que se celebrará en Barcelona del 22 al 24 de octubre de 2009.

Material y Método: Desde 2003-08 se han intervenido 850 pacientes coronarios. Analizamos las causas de mortalidad para obtener factoras predictivos en los años 2003-2007 (722 pacientes) que aplicamos a los intervenidos en 2008 (136 pacientes). Comparamos mortalidades medias, clasificando la indicación en Pacientes Programados y Urgentes (PPU) y Emergencias (E), analizando las causas de mortalidad y la tendencia de mortalidad global.

Resultados: Los factores de riesgo encontrados en 2003-2007 fue la Cirugía de Emergencia y la mala indicación de algunos de los puentes, por malos vasos, mala situación preoperatoria del paciente o ambas.

La mortalidad global encontrada fue del 2,57% en PPU (18 pac) y del 28,57% en E (4 pac) (3,08 % global). Aplicando criterios de selección de “puentes necesarios” en 2008, la mortalidad global fue del 0,75 % en PPU (1 pacientes) y del 66,6 % en E (2 pacientes) (2,2 % global). P<0,0000001.

Conclusiones: La selección de los puentes a realizar a los pacientes coronarios, anteponiendo la ausencia de mortalidad sobre la revascularización completa ha supuesto una mejora de los resultados estadísticamente significativa y cercana al objetivo de “mortalidad 0”. Los procedimientos híbridos PTA-Cirugía, permiten ya una selección en los puentes a realizar, beneficiando a muchos pacientes de la seguridad y longevidad que proporcionan los puentes arteriales, especialmente a mamaria a la DA, con mortalidades hasta ahora inalcanzadas.

La cirugía de emergencia, al aplicarse a pacientes en shock cardiogénico sin posibilidades percutaneas, no admiten margen de mejora ya que la mortalidad se asocia a su situación previa extremadamente grave de los pacientes, y deben por tanto sacarse de este programa.

Aunque el periodo de año es demasiado corto para que los datos sean definitivos, el objetivo de reducir la mortalidad en tantos pacientes se ha conseguido de forma tan contundente, que seguimos aplicando estos criterios a todos los pacientes intervenidos. Los resultados de los próximos años o la confirmación de los mismos por otros grupos de cirujanos, permitiría cambiar los criterios actuales de en los que se basa la cirugía coronaria (revascularización completa) por los que nuestro grupo aplica en la actualidad: mortalidad cercana al 0%.

Acerca del autor

Añadir comentario

Categorías